Follow us on Twitter

Sonrisas y lágrimas

Trivema Naval
1
Juvenil
2

Jornada 13 - 11/01/2015

El juvenil de la celeste se coloca tercero en la tabla al ganar un partido en un campo complicado. La tensión del encuentro hizo que nos fuéramos del partido, pero gracias a la ventaja por dos goles a cero, nos conseguimos llevar los tres puntos.

Aparentemente, el partido era contra un rival fácil por la diferencia de puntos en la tabla, pero sabíamos que ese dato es incierto, ya que ante los rivales fuertes, el conjunto local se crece.

El partido comenzó con dominio de los visitantes, tal es así que en el minuto cuatro, vicente conseguía abrir el marcador gracias a que Guille no da un balón por perdido.

Nos crecemos e intentamos hacer cosas buenas en el campo, muchas de ellas no salían bien, salidas de balón desde atrás, mantenimiento del mismo, etc, en cambio otras si que se conseguían, como encontrar la espalda del rival, posicionamiento, etc. 

Llegó el turno del árbitro, quien señaló una falta a la altura de los 15-20 metros, perfecta para que la tire un zurdo. Víctor R. cogió el balón y mandó el esférico a la escuadra, consiguiendo la ventaja de dos goles.

El partido se empezó a calentar, y el juvenil decidió borrarse del partido, estando más pendientes de las decisiones arbitrales que del juego. Por desgracia, gracias a lo anterior, el rival consigue que encajemos un gol, y para colmo, pasados tres minutos, perdemos un balón y el rival encuentra la espalda de la defensa. El delantero se queda uno para uno contra nuestro portero, pero Javi P. logra hacerse con la pelota a la altura de la frontal. El árbitro decide pitar falta y expulsar al central celeste. Roja inmerecida.

Nos vamos al descanso con un jugador menos, en un campo más pequeño y con ventaja de un gol.

El mister dio las instrucciones necesarias, pero reiteró que es importante no perder la cabeza para poder volver al partido. Se hicieron los cambios oportunos para reorganizar al equipo y dar frescura al mismo.

Comenzamos el partido del mismo modo que en la primera parte, queriendo jugar al fútbol, pero esas ganas se fueron a los cinco minutos de la reanudación del encuentro. Tal es así, que en la segunda parte el colegiado nos muestra tres tarjetas amarillas.

El partido finzalizó con ataques rivales, impidiendo que el juvenil pueda generar ocasiones de gol.

Conseguimos el objetivo, lograr la victoria, pero no queríamos hacerlo de este modo, pidiendo la hora. Algunos partidos los hemos ganado por la mínima, encerrados atrás sin ningún tipo de ocasiones en los minutos finales.

Tengo que decir que confiamos muchísimo en este equipo, de hecho nos hemos enfrentado a muy pocos rivales superiores a nosotros, pero nos atascamos en cuanto nos hacen un par de faltas. Sólo queda que cada jugador piense de qué modo puedo aportar un poco más al equipo, y que antes de protestar piense lo que va a decir.

A partir de aquí, el vestuario está unido, Confío en este equipo, en todos y cada uno de los jugadores. Se pueden mejorar cosas, es cierto, pero si no estuviera funcionando, no estaríamos a un punto del ascenso. Llevamos 25 puntos de 35 posibles.

El domingo jugamos en casa a las 10:45. Si quieres, vente a ver fútbol.

Arriba la celeste.